Rotores de centrífuga MANN-FILTER

Tecnología inteligente. Filtración eficiente.

Durante la combustión de los combustibles diésel, se generan partículas de hollín que, en parte, entran en el aceite de lubricación. Los aceites modernos contienen aditivos que atrapan estas partículas de hollín en suspensión, previniendo de este modo la acumulación de depósitos de lodo en el motor. Como consecuencia, cada vez hay más partículas que espesan el aceite del motor y que favorecen el desgaste. La solución radica en un proceso por el que se desvía una parte del aceite lubricante y se filtra finamente aparte a través de una centrífugadora de flujo secundario. La centrífugadora MANN-FILTER es capaz de filtrar del aceite incluso las partículas más pequeñas de hollín (1 µm), ayudando al filtro del flujo principal.

El rotor de la centrífuga gira mediante la presión del flujo del aceite separado. Dependiendo de la temperatura y viscosidad del aceite, se pueden alcanzar más de 10.000 vueltas por minuto, lo que provoca que las impurezas del aceite sean empujadas contra la pared exterior de la centrífugadora, comprimidas y absorbidas. De este modo, los rotores de centrífugadora separan eficazmente del aceite incluso las partículas sólidas más pequeñas como polvo, metal erosionado y partículas de hollín.